Archivo mensual: agosto 2013

Aproximación al vacío

Hoy vi a un africano en el microcentro intentando guiarse con un mapa turístico de Cusco.

Estuve releyendo “La Cartuja de Parma”.

Siguiendo una sugerencia de Georges Perec, me propuse agotar al azar espacios de la ciudad. Literal o literiamente. Me quedo parado en una esquina por un tiempo, hasta que no haya nada más para ver o escuchar o hacer, por ejemplo durante una hora al día. No en un café donde es fácil distraerse, haciendo girar la cucharita en la taza del café y esas cosas. Afuera. Las personas tienden a mirarme raro, o esa es la impresión que me dan, como si ellos estuvieran en lo cierto al moverse y tener puntos de destino o al estar quietos con un motivo y yo equivocado inmóvil sin hacer nada. El esfuerzo sin embargo parecería estar en la inmovilidad, en especial sin motivo, en sostener el cuerpo así sin tener nada que hacer o aparentar. En secreto pienso que podría convertirse en un movimiento: personas paradas sin hacer nada. Se multiplican, como en un paro de transeuntes. Una cantidad de horas al día en pausa, al aire libre, sin finalidad, excepto los días de lluvia. Todavía no produjo muchos resultados literarios, no escuché ni vi nada de interés significativo (prácticamente) a veces muy de forma ocasional algo exótico o bello pero muy pasajero. Nada comparable a hacer algo en cierto modo, pero parecería haber algo además de la piedad por lo vacío del movimiento o la contemplación de la multiplicidad de lo humano. Algo apocalíptico o del vacío, el vacío del dinero tal vez. Hoy, por ejemplo, muchos camiones de caudales, de empresas que nunca había visto.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized